Reseña: Crátilo o de la propiedad de los nombres - Platón, edición de Patricio de Azcárate

No hay comentarios.

Crátilo o de la propiedad de los nombres
Sinopsis:
Los nombres tienen una propiedad; es natural o de pura convención; si es natural, ¿en qué consiste? Tal es el problema que Platón se propone aclarar en este diálogo. En la primera parte, que es la más larga, prueba contra Hermógenes, que los nombres tienen un valor intrínseco, una significación independiente de la voluntad de los que los emplean; que representan la esencia de las cosas, y que la representan por sus elementos; los derivados por los primitivos, y éstos por las sílabas y las letras.

Opinión:


Platón presenta un diálogo entre Crátilo, Hermógenes y Socrates, sobre los nombres de las cosas y la importancia que tiene para dar sentido a la realidad por medio del lenguaje. En el diálogo se puede observar dos visiones diferentes del porqué de los nombres, por un lado, se encuentra la postura de Crátilo quien expone que el nombrar depende de la naturaleza de las cosas, donde existe una relación entre la cosa real y la palabra con la que se denomina, es decir que se le da un nombre que represente la realidad sin que haya una intervención de la cultura humana, la naturaleza se encarga de imprimir un nombre a las cosas.

Por otro lado, se encuentra la visión de Hermógenes, quien al contrario de Crátilo, expone que la naturaleza no es la que asigna los nombres, sino que es un acto solo del hombre a quien no le importa la exactitud de las palabras o el parecido que tengan con las cosas que nombran. Se puede ver a hombres de otras ciudades nombrando a una cosa con un nombre y a hombres de otras ciudades nombrando a esa misma cosa con otro nombre, lo que probaría que nombrar las cosas no es cosa de la naturaleza, sino que es el hombre quien lo hace para identificar la realidad que lo rodea, pero que en ningún caso busca que los nombres reflejen esa realidad.
Platón expone entonces dos visiones de lo que el lenguaje hace para significar las cosas, sin embargo, Crátilo es quien expone argumentos flojos que se caen con la exposición de las ideas de Hermógenes, es decir que, aunque Crátilo intenta explicar por qué es la naturaleza la encargada de designar el nombre de las cosas, no logra ser certero, y es que Hermógenes es más claro en sus argumentaciones, pues el lenguaje es distinto en las diferentes ciudades, donde los hombres se expresan de las cosas según las hayan nombrado en cada sitio, y sus nombres son tan variados que no reflejan la forma de la cosa ni nada de lo que representa en la realidad, es decir si por ejemplo se dice “árbol”, la palabra en sí misma no dice nada para quien no conoce a qué cosa está nombrando, eso porque no se parece en nada al objeto de la realidad, por lo cual la naturaleza no sería la encargada de dar nombres a las cosas por sus cualidades, sino que es el hombre desde sus propias necesidades el que denomina las cosas. También se pude notar que es el hombre quien se encarga de nombrar porque hay cosas que no son tangibles en la realidad, que son términos abstractos a los que no se les puede dar un nombre que los represente porque no existen en la realidad tangible o no pueden ser percibidos por los sentidos.
Es así que Platón ofrece un diálogo entre dos personajes que difieren en sus visiones sobre el lenguaje, en este caso sobre quién se encarga de nombrar las cosas, de esta forma el autor expone la importancia que tiene el nombre de las cosas para designar la realidad, pero que al establecer las diferencias entre Crátilo y Hermógenes se puede extraer que el lenguaje es propio del hombre como una herramienta para designar las cosas y tratar de dar significado sin que la naturaleza intervenga, es decir que los nombres no son más que el resultado de las necesidades comunicativas del ser humano.


 Calificación: 4/5 
                                                                      

Platón

Nacido el 427 a. C. en Atenas o Egina. Platón se llamaba en realidad Aristocles. Recibió el apelativo con el que le conocemos y que significa "espalda ancha" por su corpulencia. Durante su juventud llegó a ser bicampeón olímpico de lucha.
Pertenecía a una familia noble. Su padre, Aristón, se decía descendiente del rey Codro, el último rey de Atenas. Su madre Períctiona, descendía de la familia de Solón, el antiguo legislador griego. Era además hermana de Cármides y prima de Critias. Platón tuvo dos hermanos, Glaucón y Adimanto, y una hermana, Potone.
Tras el fallecimiento de su progenitor, su madre contrajo nupcias con Pirilampo, amigo de Pericles, que se hizo cargo de su educación, por lo que tuvo unas enseñanzas esmeradas en todos los ámbitos del conocimiento.
De joven, Platón tuvo ambiciones políticas pero se desilusionó con los gobernantes de Atenas. Es posible que se iniciara en la filosofía con las enseñanzas del heracliteano Cratilo. Cuando cuenta 20 años tiene lugar el encuentro con Sócrates que contaba entonces 63 años y se convertirá en su único maestro hasta su muerte.
Proclamado discípulo de Sócrates, aceptó su filosofía y su forma dialéctica de debate: la obtención de la verdad mediante preguntas. Parece ser que fue testigo de la muerte de su maestro. Temiendo por su vida, abandonó Atenas algún tiempo y viajó a Italia, Sicilia y Egipto.
En el año 387 Platón fundó en Atenas la Academia, institución a menudo considerada como la primera universidad europea. Se daban materias como astronomía, biología, matemáticas, teoría política y filosofía. Aristóteles fue su alumno más destacado.
Ante la posibilidad de conjugar la filosofía y la práctica política, viajó a Sicilia en el año 367 a.C. para ser tutor del nuevo gobernante de Siracusa Dionisio el Joven. El experimento fracasó. Platón regresó a Siracusa en el año 361 a.C., pero una vez más su participación en los acontecimientos sicilianos tuvo poco éxito.
Considerado como uno de los fundadores del pensamiento y la ciencia occidentales, su obra abarca todos los ámbitos, desde la política a la gimnasia, pasando por la cosmología o la geometría.
Es el primer pensador griego cuya obra se ha conservado íntegramente, y Aristóteles transmitió incluso fragmentos de su enseñanza oral en la Academia, al parecer discordante con sus escritos. Sus escritos adoptaban la forma de diálogos, exponiendo ideas filosóficas, se discutían y se criticaban en el contexto de una conversación o un debate en el que participaban dos o más personas. El primer grupo de escritos de Platón incluye 35 diálogos y 13 cartas.
Pasó los últimos años de su vida dando conferencias en la Academia y escribiendo. Murió próximo a los 80 años en Atenas en el año 348 o 347 a.C.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario