Reseña: Las aventuras de Tom Sawyer - Mark Twain

No hay comentarios.

Caratula Las aventuras de Tom SawyerSinopsis:

La vida en Saint Petersburg, un pueblecito situado a orillas del Misisipi, al suroeste de Estados Unidos, es tan plácida que incluso puede resultar aburrida. Pero Tom Sawyer, un muchacho curioso y travieso, es capaz de sacar provecho a cualquier hecho cotidiano, como pintar una valla, o no tan cotidiano, como perseguir a un malvado asesino o ir en busca de un tesoro escondido en una cueva, acompañado de su inseparable amigo Huck.



Opinión:

Tom Sawyer es un niño como cualquier otro del sur de Estados Unidos del siglo XIX, que vive en un pueblo llamado Saint Petersburg a orillas del Misisipi , un chico con demasiada energía, un rebelde con gran corazón y mucha inocencia, que junto con sus amigos, en especial Huckleberry Finn, vive aventuras que los llevaran a enfrentar sus miedos en un tiempo y espacio en que la niñez le da al ser humano los días que rememorará el resto de su vida.

Mark Twain logra crear un personaje entrañable, un niño que representa al niño interior que lleva todo adulto y un personaje con quien se puede identificar cualquier niño lector, siempre soñando y creando fantasías, un corazón libre que odia los deberes del colegio pero muy inteligente, que con pequeños artificios logra siempre salirse con la suya, aunque tenga que hacer frente a las consecuencias.

El autor crea muy buenos personajes, todos interesantes desde la Tía Polly hasta el indio Joe, en un ambiente bucólico en que la vida transcurre lentamente pero que las aventuras están a flor de piel, un lugar perfecto para que el amor surja, un amor representado en Becky la chica nueva del pueblo de quien queda prendado Tom Sawyer, por lo que hará lo posible para llamar su atención.

Aunque si el lector cree que todo es belleza, encontrará a mediados de la novela una situación sórdida que llevará a Tom, Huck y Becky a tener que enfrentarse contra un enemigo que desde sus ojos de niños puede ser la oportunidad para ser famosos en un pueblo donde nunca pasa nada.

La historia creada por Mark Twain es sin lugar a dudas exquisita, tierna, memorable, un clásico imprescindible que puede leerse a cualquier edad, toda una pintura bucólica de remembranzas de la niñez, una aventura vertiginosa que hará que el lector novato o experimentado la disfrute.



 Calificación: 4.5/5 
                                                                      

Mark  Twain
Mark Twain

Mark Twain un aventurero incansable, encontró en su propia vida la inspiración para sus obras literarias. Creció en Hannibal, pequeño pueblo ribereño del Mississippi. A los doce años quedó huérfano de padre, abandonó los estudios y entró como aprendiz de tipógrafo en una editorial, a la vez que comenzó a escribir sus primeros artículos periodísticos; ya en 1851 publicaba notas en el periódico de su hermano. Posteriormente trabajó en imprentas de Keokuk, Iowa, Nueva York, Filadelfia y otras ciudades. Más adelante fue piloto de un barco de vapor, soldado de la Confederación, y minero en las minas de plata de Nevada.

En 1862 comenzó a trabajar como periodista en el Territorial Enterprise de Virginia City (Nevada) y, al año siguiente, comenzó a firmar con el seudónimo Mark Twain, que en el Mississippi significa dos brazas de profundidad (el calado mínimo necesario para la buena navegación).

Sus visiones críticas contra el racismo, el esclavitud y otros temas sociales conflictivos truncaron su vocación de periodista.

A partir de 1864 empezó a frecuentar a otros escritores. En 1867 viajó a Europa y Tierra Santa. En 1870 se casó con Olivia Langdon.

Su talento literario se desplegó plenamente con Las aventuras de Huckleberry Finn (1882), obra ambientada también a orillas del Mississipi, aunque no tan autobiográfica como Tom Sawyer, y que es, sin duda, su obra maestra, e incluso una de las más destacadas de la literatura estadounidense, por la que ha sido considerado el Dickens norteamericano. Cabe destacar también Vida en el Mississippi (1883), obra que, más que una novela, es una espléndida evocación del Sur, no exenta de crítica, a raíz de su trabajo como piloto.

Fue reconocido mundialmente durante los últimos años de su vida, y recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford (Inglaterra), en 1907. Murió el 21 de abril de 1910 en Nueva York.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario