Cinco Novelas existencialistas

3 comentarios
Luego de la Segunda Guerra Mundial el mundo y la historia cambiaría de manera radical para siempre, nunca antes se había visto tal exhibición de sangre y muerte en la historia de la humanidad. La visión sobre la vida no volvería a ser la misma luego de la derrota del Tercer Reich, y los ojos de la humanidad se fijarían en el interior del ser y de su existencia. El movimiento del existencialismo nacería para exponer al mundo, en pocas palabras, la libertad del hombre para elegir el camino personal que más se ajustara a sus proyectos de vida, haciendo que su propia realización sólo dependiera de su misma existencia y de sus decisiones. 

Las siguientes son cinco novelas, que si bien algunas no se escribieron después de la Segunda Guerra Mundial ni en el auge del movimiento existencialista, exponen lo que el existencialismo propone:


Crimen y castigo - Fiodor Dostoievski


Novela rusa que presenta la lucha interna de un hombre, Raskólnikov, quien al no poder pagar la deuda de arrendamiento, asesina a su anciana arrendadora; es en este punto en que la novela comienza a mostrarnos el interior de la mente del protagonista luchando contra sus demonios, la culpa hace que su vida se convierta en un infierno siempre acechante; pensamientos que atacan su moral y la formas maniqueas que pueden tomar las decisiones del individuo.

El túnel - Ernesto Sábato



La novela de Ernesto Sábato es una delicatessen psicológica, que pretende evidenciar al protagonista, Juan Pablo Castel,  a través de sus pensamientos y pasiones, un hombre desolado y triste que no se lleva con el mundo, lleno de angustia por encontrar la paz interior. Juan Pablo Castel cree que su felicidad se encuentra en una mujer, pues ella podría darle sentido a su existencia, cosa que le generaría problemas al descubrir que no se puede tener a la fuerza a otro ser con propia existencia, que cada quien es libre y no está para llenar los espacios angustiantes de otros ser humano, por lo que su felicidad se ve truncada. Para Juan Pablo Castel la existencia es un sinsentido doloroso que puede ser un infierno personal.


El principito - Antoine de Saint-Exupéry


Tal vez cuando pensamos en novelas existencialistas «El principito» sea la última en pasarse por la cabeza, sin embargo, la novela está llena de existencialismo. La historia que en primera medida parecería un cuento dulce para niños, es en realidad una reflexión muy adulta de la vida, el mismo autor en la novela alerta que no es una historia para niños, y es que «El principito» es una alegoría a la perdida de la infancia, no sólo la biológica sino la mental, es decir cuando el ser humano crece pierde todo aquello que fue bueno en la infancia, y se ve sumergido en un mundo adulto monótono y sin color, una existencia que lineal que moldea la mente y esfuma la candidez infantil. El personaje del principito pretende exponer esas cosas que aquejan la adultez y que se arraigan en la existencia como única forma de vida, impidiendo al individuo ser partícipe de sus decisiones y del modo en que llevará la corta estancia existencial en el mundo.


La náusea - Jean Paul Sartre



Jean Paul Sartre como exponente del movimiento existencialista, presenta una novela de gran carga existencial, en la que se verá al historiador Roquentin intentando realizar la biografía del aventurero Monsieur Rollebon, y en su investigación lo asaltarán cuestionamientos sobre su propia vida, tratando de encontrar cual es el secreto que mueve los hilos de la existencia, lo que hace que el protagonista se vea inundado de una náusea profunda causada por la extrañeza de la existencia. Encontrarse con el absurdo de la vida lo lleva a un abismo de desencanto, dejando de lado la biografía, ya que si no es capaz de comprender su existencia, mucho menos logrará descifrar la existencia de otro.

El extranjero - Albert Camus


Albert Camus presenta una novela profundamente existencial que expone el absurdo de existir y la apatía por la vida, una historia imperdible en la que el protagonista Meursault es un hombre que se deja llevar por la vida como si de una hoja arrastrada por el viento se tratase, es un ser ajeno al mundo en que vive y que se ve obligado a caminarlo, dejando que su existencia siga el rumbo sin que se vea afectado por el exterior, un hombre encerrado en su propio ser al que la vida no parece importarle, como una obligación que toca hacer y que mecánicamente lo hace vagando por el hilo existencial que es la vida, en un mundo que se le presenta en forma de hastío.


3 comentarios :

  1. La del "Tunel" y "El extranjero" me han intrigado para leerlas. Gracias por compartir estas recomendaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco que me leas, ojalá puedas darle una oportunidad a las novelas que te interesaron, son muy profundas. Abrazos.

      Eliminar
  2. Hola! Hola te sigo que hay pocos blog que lo lleven chicos! Me apunto varias novelas para leer!!!

    ResponderEliminar