Reseña: Deja en paz al diablo - John Verdon

2 comentarios

Deja en paz al diablo Carátula
Sinopsis:


Nada es nunca lo que parece. Y menos si David Gurney está involucrado. Han pasado seis meses. David Gurney apenas ha conseguido reincorporarse a una cierta normalidad después de haberse encontrado al borde de la muerte tras resolver el caso más peligroso al que se había enfrentado. Madeleine, su esposa, está preocupada; Gurney ha sido diagnosticado con síndrome de estrés post traumático y nada parece alegrarle. Días después el ex detective recibe una llamada. Connie Clarke, la periodista que creó la leyenda de superpoli y lo catapultó a la fama quiere pedirle ayuda. Su hija Kim está realizando un documental sobre las familias de las víctimas de un asesino en serie al que nunca atraparon, el Buen Pastor, y Connie quisiera que Gurney supervisara sus investigaciones y la guiara. En parte por aburrimiento y en parte por hacerle un favor a Connie, Gurney acepta. Sin embargo, esto no será más que el principio. Incapaz de ponerle coto a su curiosidad y a su necesidad de resolver cada una de las incógnitas que se le presentan, David Gurney se verá arrastrado a una investigación para descubrir la verdadera identidad del asesino. Un asesino que es tan imprevisible como peligroso, un diablo al que convendría dejar en paz.






Opinión:

«Deja en paz al diablo» es la tercera aventura en la que se verá envuelto Dave Gurney luego de sobrevivir por poco a su caso anterior. Esta vez tendrá que desentrañar los asesinatos en serie cometidos diez años atrás por una oscura persona a la que se le llamó el «Buen Pastor» y a quien la policía no pudo atrapar. 

Dave Gurney es contactado por la periodista Connie Clarke, quien lo lanzaría a la fama al llamarlo «superpoli» en unos de sus artículos, su petición es la de supervisar a su hija Kim en un proyecto audiovisual que incluiría a los familiares de las victimas del «Buen Pastor», desde ese momento la historia comienza a tornarse oscura haciendo que tanto Kim como Gurney sea acechados por lo que parece ser alguien que no quiere que se reviva el caso del «Buen Pastor». 

John Verdon oscurece la historia de tal forma que presenta al mal como un ente etéreo que vive al acecho entre las sombras y es capaz de atacar en cualquier momento, logrando así que el lector pueda sentir el peligro que se cierne sobre el detective Gurney, Kim y cualquiera que se inmiscuya en el caso inconcluso del «Buen Pastor», tal vez sea el logro más grande de la novela el crear un villano que no sólo está tratando de ocultarse sino que también ataca sin compasión mientras teje una telaraña en la que atrapa a Dave Gurney poco a poco, un villano a la altura del héroe que hace muestra de su inteligencia y de la facilidad con que manipula al sistema policial para no pagar por sus crímenes.

El caso no sólo se convierte en un problema para los agentes del FBI que no lograron capturar al culpable por su incompetencia, sino que presenta una complejidad tal que pareciera que Dave Gurney está siendo superado, mostrando a un detective frágil en su interior que aparenta ser rudo pero que se ve afectado por los problemas que dejó en su cuerpo el caso anterior cuando estuvo a punto de morir, lo que hace interesante la historia y profundiza en la psiquis del detective que cree estar perdiendo sus habilidades por culpa del estrés postraumático aunado al hecho de que el asesino parece ser muy inteligente, un caso que lo supera en principio dada las pistas falsas y la presencia hostil del FBI.

Tal vez en lo único que flaquea la historia es en la solución del misterio y la identificación del asesino, esto a raíz de la estrategia establecida por Dave Gurney que al no lograr deducir quién es el «Buen Pastor» decide atraparlo por medio de una trampa, y es que cuando un detective no logra encajar las piezas para dar con el culpable y recurre a trucos, deja un especie de mal sabor sobre todo cuando al lector se le cohíbe de jugar con los hechos y pistas para lograr dar con el villano. Sin embargo, es rescatable que la solución sea tal como se muestra porque puede acentuar la inteligencia del «Buen Pastor» y las debilidades que atormentan la mente del detective Gurney, tal apreciación queda al concepto de cada lector, pero lo que sí es cierto es que John Verdon trae de nuevo a su detective en una novela que atrapa y que hará pasar un buen momento al amante de la novela detectivesca

 Calificación: 4/5 

                                                                     
                                                                   


John Verdon Deja en paz al diablo

Jonh Verdon

Autor estadounidense nacido en el año 1942 que trabajó como ejecutivo de publicidad en Manhattan. Escritor tardío con una concepción literaria próxima aThomas Harris, Harlan Coben o Michael Connelly, logró con su primera novela, la intriga policiaca “Sé Lo Que Estás Pensando” (2010), un notable recibimiento comercial. El libro, convertido en best-seller internacional, presentaba al personaje Dave Gurney, un policía retirado de Nueva York que también fue eje central de sus novelas “No Abras Los Ojos” (2011) y "Deja En Paz Al Diablo" (2012). Su último trabajo publicado en español es "No Confíes En Peter Pan" (2013).

2 comentarios :

  1. Oh vaya! Suena interesante así que lo apuntaré en la lista de libros por buscar ;)
    Gracias por la reseña! Por cierto, el último título suena algo intrigante, divertido e irónico a la vez considerando que sus libros del género policiaco jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. John Verdon es muy bueno creando historias detectivescas, dale una oportunidad tal ve no te arrepientas, gracias por pasarte por el blog. ¡Saludos!

      Eliminar