Del amor y otros demonios - Gabriel García Márquez

No hay comentarios.




Opinión:

Sierva María, es una niña hija del Marqués del Casualdero y de Bernarda Cabrera, padres que no ocultan el desinterés por la niña, sobretodo su madre, situación que lleva a Sierva a acercarse emocionalmente a los esclavos de la casa y se cría entre sus creencias africanas, incluso aprende la lengua de ellos. Sierva es mordida por un perro rabioso lo que la sentencia a una prematura muerte, cuando dicho suceso es descubierto por el marqués, éste decide que hay que llamar al médico pero no encuentran síntomas que delaten la enfermedad, luego el padre de Sierva decide visitar al obispo quien lo convence que en realidad la niña sufre de una posesión demoníaca y que su única salvación reside en el exorcismo y hace internar a Sierva María en un convento dejándola bajo el cuidado del padre Cayetano Delaura, quien termina por sentir una conexión especial con la niña y se enamora de ella.

Del amor y otros demonios, es una pequeña novela que trae una historia de amor prohibido, primero por la diferencia de edades de los protagonistas, al ser el padre un adulto su interés por Sierva María que apenas tiene 12 años de edad, hace que tenga tintes pedófilos. Sin embargo, no es lo único que hace el amor de Delaura un imposible, sino que su condición de cura le impide tener una relación sentimental, y ni hablar de una relación sexual; no es que el padre Delaura tenga oscuras intenciones con Sierva, por el contrario quiere liberarla de su mal, aunque su fe tambalee y dude de la condición demoníaca de la niña, él pretende acercarse a Sierva quien tiene un espíritu salvaje que acentúa su inocencia, tal vez sea eso lo que atrae a Delaura hacía la niña y lo que lo lleva a su propia perdición.

Gabriel García Márquez, vuelve a dibujar situaciones mágicas e inverosímiles que se difuminan con la realidad, característico de su realismo mágico, la cabellera de Sierva sobreviviría a su muerte y perduraría con su extensa longitud aún después de ser exhumada muchos años después, también se ven la magia de los negros esclavos en contraste con los ritos católicos y las creencias del mal encarnado, en contraposición del buen juicio y del sentido común, escaso en la mente religiosa y temerosa de Dios de las personas de la época (finales del siglo XVIII). 

La historia es envolvente y fugaz, atrapa para luego brindar un relato interesante inmerso en una época de virreinatos y obispados, de pensamientos mágicos y arcaicos, de demonios inexistentes que terminan tentando, y de ese malvado e insoportable diablillo que es el amor quien no discrimina a sus victimas y que no mide consecuencias, llevando a la perdición a quienes no logren domar ese ímpetu salvaje con que suele atacar. 

Trailer de la adaptación cinematográfica:



                                                                             

No hay comentarios. :

Publicar un comentario