Lazarillo de Tormes (Análisis)

No hay comentarios.

El Lazarillo no es más que un reflejo de una realidad anecdótica, una realidad que bien pudo haber ocurrido en las calles de una paupérrima y andrajosa España del siglo XVI, de desventuras nacidas de las necesidades de un niño sin fortuna alguna, sin embargo esta historia es algo más que sólo este mundo derruido y degradado, es la visión de una vida que se ve llevada por las circunstancias y moldeada para existir en un mundo que se presenta letal y sin preferencias, es así que la historia se vuelve una especie de tratado de enseñanza, donde el protagonista ha de aprender de un sistema de valores desdeñados y casi inexistentes, y es en este punto donde gira el mundo del Lazarillo, es por esto que el tratado primero es tan importante en la historia, y el desconocido autor lo demuestra dándole una gran extensión respecto a los tratados finales, aquí se presenta todo lo que es importante para el resto de la novela, es mas se podría decir que el Lazarillo tiene el cambio más relevante en el primer tratado, el cambio que le da las herramientas necesarias para sobrellevar el mundo que le llega como una avalancha que pretende sepultarlo.

No se puede hablar del cambio radical que tiene el Lazarillo, de pasar de su inocencia a la picardía, al cinismo y la sagacidad, sin hablar de su primer amo, el ciego, una persona vil, baja y avara que tendrá el papel más influyente en la psiquis del protagonista y que le mostrará el mundo tal y como se presenta en la pobreza, es este hombre al que es confiado el Lazarillo quien se encarga de ser una especie de tutor indirecto de cómo supervivir en un mundo mísero y sin oportunidades, no es que Lázaro aprenda por que es su interés, aprende por necesidad e inconcientemente, y es la vileza y avaricia del ciego lo que lleva al niño a buscar formas alternas para subsistir, utilizando su ingenio logra robar alimento a su amo los alimentos que este le negaba.



Es sin duda alguna este tratado el que da la vida a la novela y transforma abruptamente el Lazarillo inocente en el Lazarillo pícaro que brilla en la historia, el degradado niño que gusta al lector, el muchacho si más pretensiones en la vida que el de sobrevivir cada día, un antihéroe que parodia toda virtud o valor, es éste el Lazarillo que convierte a la novela en una especie de ventana a la España renacentista, pero a la España del pueblo paupérrimo que lucha por subsistir en la miseria.

Este tratado a pesar de ser el primero, es el que se encarga de parir al pícaro incansable que busca su subsistencia, es entonces este episodio el que transforma al Lazarillo en la persona que sobrevive gracias a su ingenio y sagacidad durante el resto de la novela, exceptuando el final, donde Lázaro parece conformarse con su vida, sin dejar el degradado pensamiento que construyó con el ciego claro está, pero sin duda alguna es aquí donde el mundo y su amo influyeron en gran medida en el cambio rotundo de inocencia a picardía.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario